LA LEYENDA DE LA LAGARTIJA. Euskalmitología. Daniel Oholeguy

Vi@Euskalmitología. Daniel Oholeguy
LA LEYENDA DE LA LAGARTIJA.
Muchos creen que la sociedad indica que cosas se deben o no hacer. Pero eso también mete a nuestra mente en una jaula en la que, no podemos salir. Ese conformismo, impide avanzar.
Solo cuando olvidemos esas frases o clichés como “el lado políticamente correcto”, “la ropa adecuada para la ocasión”, “tus limites”, “corresponde”, “eso es pecado”, “Dios te castigará” y tantas otras que nos han impedido crecer, podremos ponernos a pensar si realmente una acción o postura perjudica a alguien o no. Generalmente el mas perjudicado resulta ser quien se limita, se autocensura, se resigna.
La sociedad se ha desarrollado gracias a los inconformistas, a aquellos que no les importó ser diferentes, los que siempre se preguntaron ¿Y por qué debo dejar de hacer esto?. Porque si nos lo preguntamos, seguramente ninguna respuesta nos resultará convincente.
Cuentan los aitonas que en Euskal Herria, al principio de los tiempos, había un lago en el que los peces no nadaban. Nacían en una parte de mediana profundidad, se reproducían allí, comían las algas que encontraban a su lado, y morían sin saber siquiera las dimensiones del lago.
Cuando el viento agitaba las aguas, estos peces, se aferraban a la vegetación del fondo, para no dejarse llevar a otro sitio. Un pez muy pequeño preguntó a sus mayores: “¿Por qué no podemos ir a ver los límites del lago? ¿Qué tiene de malo dejarnos llevar por las aguas, para conocer que misterios nos esperan en el otro extremo?”
Uno de los peces mas grandes, le respondió: “Nadie sabe que hay en el otro extremo. Aquí estamos a salvo. No corresponde a los peces, investigar hasta dónde pueden ir.”
El pequeño pez, que estaba aferrado a un alga del fondo, preguntó: “Y por qué NO CORRESPONDE?”
“Calla y aférrate bien” El pez, pensó por un momento, y se soltó, dejándose llevar. Poco a poco, encontró que por donde pasaba, había más luz, mas comida, el agua era mas cristalina. Se sintió feliz. Cuando llegó al otro extremo, sintió que el agua de la costa era mas tibia. Comenzó a hacer fuerza para salir y conocer la tierra firme. Dicen que Amalur, la que todo lo ve, quiso premiar al pez por ser tan intrépido y arriesgado, por su inconformismo y su rebeldía. Entonces le hizo crecer las patas. Eran pequeñas pero fuertes. El pequeño pez se había convertido en una bonita lagartija. Salió del agua, y comenzó a maravillarse de todo lo que iba encontrando en tierra firme.
Desde entonces, los vascos, sabiendo que Amalur gusta de esta forma de ser, son arriesgados, inconformistas, aventureros, luchan y buscan la felicidad, quieren seguir explorando, es por eso que hay vascos en todo el mundo. Porque los límites solo los puede poner uno mismo. Cuando la sociedad es la que pone los límites al ser humano, se está condenando a no crecer ni desarrollarse.
Palabra de vasco

Lagartija / Sugandila  #Photography IMG_3010

Anuncios

Acerca de Jose Asensio Larrinaga (larri1276)

miradas perdidas en Orozko donde resido y otros lugares donde voy con la camara
Esta entrada fue publicada en Euskal mitologia, Euskalmitología., LA LEYENDA DE LA LAGARTIJA., Relatos -Historias, Vasco Oholeguy y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.